sábado, 29 de noviembre de 2008

Tras la puerta II

Abrir la puerta
y sentir el abismo a los pies

Jugar al borde
buscar el filo

Caminar en pasitos de cornisa
y en el segundo menos pensado

caer

de bruces
circular
rendida

en caída libre
en tierra
y a oscuras


Caer

en cruces sin nombre
en lápidas sin futuro
en entierros ajenos
en el pasado olvidado
y en los destinos inciertos
en el mar de unos labios sin boca ni besos
en la pesadilla eterna de los vivos
y el sueño constante de los muertos
en el colchón que te espera cada tarde…

Y volver

5 comentarios:

Androtéx dijo...

lo leíste el sábado,
me gustó más.
pero eso es porque no me concentro mucho cuando leen.
bueno, esto suena a catarsis, jaja
muy bueno
beso

Androtéx dijo...

entiéndase:
me gustó más ahora

Máximo Ballester dijo...

Sentir el abismo a los pies ya me da vertigo y toda la sensación de caída. Tremenda caida, Nadu.
Tienen una fuerza bárbara los escenarios elegidos. Es como para temblar. Muy bueno.

El monólogo del sábado estuvo desopilante. Genial. Me encantó. Pide escena, pide teatro.

Un beso.

Uno más en el mundo dijo...

la caída tiene red
no abisma
grita ayuda
se estremece de volar hacia abajo
pero remonta esperanza
vuelve
sube

Cuiz dijo...

te extraño

demasiado ya tal vez

si demasiado

cansado

hasta de extrañarte

me sumerjo

me dejo ir sin ir

no te salvo

no me salvo

solo nado ahogándome

en este tedioso

sueño muerto de vos