martes, 18 de noviembre de 2008

Lo que quedó




Lo malo del después son los despojos
Joaquín Sabina



El casco, la moto y vos. Las tardes en Costanera y las callecitas de San Telmo. Una pulsera punto peruano y tres mil maneras de engarzar el tiempo. El piso de cemento de un refugio en cualquier parte. Una sentencia grabada en la pared. Tu casa y los techos fríos, la ventana a medio cerrar y Julia durmiendo en nuestros brazos. El acolchado blanco y negro de la cama voladora que jamás compramos. Bob Marley esperando en vano e Ismael cansado de gritar. Una banda pensada para dos. Tus celos y mis ganas. Zapatitos blancos en árbol de Navidad. Las miles de veces que te amé. Tu cámara de fotos y las baterías sin cargar, el mundo dado vuelto con la excusa de una lluvia esquizofrénica, un mensaje de texto, punto final.

6 comentarios:

mabel dijo...

Nadu, qué maravilloso poder de síntesis para expresar tanto sentimiento. Ví todas las imágenes, hasta a la pequeña Julia en tus brazos.
Me encantó.
besotes.
mabe

Coni Salgado dijo...

me encantó!

M. N. A. dijo...

Muy buen texto. Me senti realmente identificado y me emocionó mucho en este momento de mi vida.
Lo bueno de estos espacios es esto, poder leer buenas cosas, disfrutar del arte. Es lo único que ultimamente me mantiene con pilas. Y tus textos son una buena razón.
Lo bueno sería que se valoren estas cosas como se merece, y que todos lo puedan apreciar, pero lamentablemente gran parte de la sociedad no prefiere eso.
En fin, hay que seguir luchando, algún día se va a lograr.
Saludos.
Estamos en contacto

Máximo Ballester dijo...

Punto final después e esa buena enumeración: me caí del paraiso, ja!
Buen texto, querida Nanu. Una retahila de cosas y momentos que dejan la sensación de que son inolvidables.

Hermosa noche pasamos todos. Se repetirá como otra napolitana o fugazzeta rellena.
Felicitaciones de nuevo.

Un beso.

Anónimo dijo...

hola nadu, pensando que mi celular solo enviaba o recibia malas noticias, me puse a buscarte y te encontre, te leo cada ves que puedo y te digo me encata la facilidad que tenes para expresar sensaciones y concentrarlas en tan pocas palabras, te mando un gran abrazo
edu

Gastón dijo...

Es increible como en pocas palabras se puede resumir toda una vida... Muy bueno, muy triste también. Voy a pasar seguido, saludos!