viernes, 25 de abril de 2008

Mirame


Rompete. No pensés en nada ni en nadie y saltá al vacío. Rompete y no juntés las piezas; no por hoy. Estallá en mil pedazos como si fueras galaxia que nace. Parate frente al espejo de tu alma y rompelo. Mirate en los miles de pequeños vidrios que te reflejan multiplicado, dividido, distorsionado. Jugá con ellos y elegí: elegí cual querés ser.

Ahora es mi turno. Rompeme. Jugá conmigo como jugaste con el espejo. Quiero ser cristal entre tus manos. Porque yo también necesito esfumarme , deshacerme, contradecirme.

Ahora, con nuestras piezas mezcladas, es hora de armar el rompecabezas de nuestros días, de juntar las piezas, y , por fin, con el corazón hecho pedazos, jugar a encastrarnos.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Nadina,
Maravilloso lo que escribiste. Tu texto está ahí, no se puede agregar más nada.
Me arrasó.

Claudio S.

ganya dijo...

Realmente un bombazo.

josé dijo...

Es hermoso decir, y mucho más cuando un testimonio de palabras tiene destinatario y ese alguien corresponde al llamado..

Anónimo dijo...

Sólo una palabra: HERMOSO!!

Te adoro...

Val