viernes, 12 de junio de 2009

Ensayo sobre el demasiado amor

Nos vivimos quejando de la falta de amor, pero qué pasaría si un día saliéramos a la calle y nos hubiéramos convertido en el objeto de deseo favorito de hombres y mujeres.
Ni siquiera caminar diez pasos y el diariero nos ofrecería una vida llena de noticias cotidianas, de recetas de cocina, de primicias de segunda mano. Supongamos que podemos decir no y seguir caminando. Entonces, el encargado del edificio de al lado nos ofrecería vivir eternamente en el cuarto de la limpieza. Seguir caminando implicaría cruzarse con la colegiala inexperta que pretende regalarnos su virginidad, con el abuelo octogenario que jura y perjura que lo mejor viene con los años, con el policía dispuesto a cualquier cosa con tal de atarnos a sus esposas. Y así, hasta llegar a clases o a la oficina. Y si fueran clases el profesor ofrecería aprobarnos el curso a cambio, solamente, de un beso, y si fuera la oficina el jefe nos volvería gerentes sólo por ver nuestra cintura.
Entonces una vida de desamor se convertiría, de pronto, en un revuelo de propuesta, en un mar de hombres y mujeres extraños ofreciendo otro mundo posible. Y los rasgos se acumularían en nuestras retinas y los aromas bajo nuestras fosas nasales. Y entonces, aunque quisiésemos, ya no nos sería posible elegir.

12 comentarios:

Anónimo dijo...

Entre el amor y el desamor, elijo amar, entre el deseo y no desear elijo el deseo.

No se si estas, como apareciste en mis ojos? fue magia de un espacio perdido, lamento de sirena abandonada. Tambien he cabalgando mis dudas por este hemisferio, un delirio me acompaña siempre.
Pude posar mis fantasias en cada verso, en cada palabra, en cada duda.
DE TU CUERPO.
Y ya te deseo

Agostina Cánova Kuessner dijo...

el desamor quizá sea eso: no poder elegir el amor..

Sebastian Barrasa (El Zaiper) dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
El Clérigo de los Sueños dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Anónimo dijo...

Creo que el amor y el desamor están siempre en una. Lo que nos parece de otros, lo que no nos deja elegir, está en una. A veces, en nombre de una, eligen otros: gente que estuvo toda nuestra vida ayudándonos a ser infelices. Podemos escribir acerca del desamor fingiendo que hablamos de otros.

Lili Saravia

Didac Udagoien dijo...

de cualquier forma,
si pudiera elegirse...

Secta dijo...

Me gusto esa transporte de mundos extraños, cada uno dios y dueño de esas realides, tal vez no es el desamor, tal vez es la soledad...

Beso.

Nanu dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Nanu dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Nanu dijo...

Lili: Gracias por pasar. Si, creo que tenes razon que siempre el que elige o no elige es uno. Aunque, a veces, las influencias externas, digamos qu ayudan . Igual, pregunta general, porque todos pensaron que hablaba sobre el dessamor si el texto decía sobre el demasiado amor? Me encantaría saberlo, se e que mi inconsicente me hizo no ver un significado del texto.

Didac: Gracias por pasar. Creo que siempre al final se elige, aunque sea, por la no elección. Aunque sea por elgir la soledad.

Secta: Gracias por pasar. Creo que soledad, desamor, demasiado amor son todos sinónimos. Mi vieja siempre le decía a mi hermano: tener muchas es no tener ninguna. Supongo que algo de eso em coló en el texto me parece.

Sebastian Barrasa (El Zaiper) dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Gingerale dijo...

la virtud siempre está en medio de dos extremos.