domingo, 11 de mayo de 2008

Sueños de matriz


Se despertó la última mañana, ella dormía: su cerebro había sido incapaz de procesar información que no le había sido suministrada. Giró su rostro en sueños e intento besarlo. Fue entonces que el miedo lo invadió de nuevo y jugó a encontrarla entre las sábanas. Quería olvidarse de todo, sudar cada lágrima de su ser. ¿Si todo era cierto? ¿Si ya no habría próxima vez? No pudo soportarlo, quiso guardar en su retina todos y cada uno de sus instantes llevársela con él pero resultaba imposible: no existían en el mundo lengua, ni boca, ni labios capaces de hacerla volver.Los segundos se acababan.
La penetró con fuerza, ella abrió los ojos como naciendo de nuevo ; y gimió.

En alguna otra parte la rueda girará de nuevo.

2 comentarios:

arqueck dijo...

No podemos, por consiguiente, hablar de espacio, de seres extensos, etc., más que desde el punto de vista de un hombre. Si prescindimos de la condición subjetiva, bajo la cual tan sólo podemos recibir intuición externa, a saber, en cuanto podemos ser afectados por los objetos, entonces la representación del espacio no significa nada.

Immanuel Kant – Crítica de la razón pura



!!!!!!!

Claudio S. dijo...

¡Cuanta fuerza! Al terminar de leerlo, no te das cuenta que llegó el fin. Te pega.